Carlos Dívar: no es sólo cuestión de números

Carlos Dívar CGPJ Presidente

La dimisión del ahora ex presidente del Conseso General del Poder Judicial (CPGJ), Carlos Dívar Blanco, fue una grata noticia para quienes defendemos la necesidad de un nivel de transparencia mayor que el actual en las instituciones públicas.

Dívar utilizó su posición como dirigente del máximo órgano de gobierno del poder judicial para gastar una cantidad determinada de dinero público (esto es, nuestro dinero) durante unos viajes a Marbella y otros destinos, sin que más tarde quisiese concretar en qué había gastado dicha cantidad.

Según informa El País se trató de 32 viajes injustificados, con un gasto total de en torno a 28.000 euros. La presión social (redes de comunicación como Twitter llevaron el caso del señor Dívar a ser uno de los temas más comentados durante largo tiempo) e interna (cuatro vocales del CGPJ solicitaron de forma pública y oficial su dimisión. Un quinto pidió destitución o remoción) obligaron a Carlos Dívar a presentar su dimisión.

Ahora el escándalo vuelve a estar servido. El nuevo presidente del CGPJ (lo es también del Tribunal Supremo), Gonzalo Moliner, apoya la petición de Dívar, quien solicitó una indemnización de más de 200.000 euros, en concepto de ex alto cargo del Estado.

“Está reglamentado y si no lo hiciéramos incumpliríamos la ley”, se ha defendido Moliner. Y tiene razón. La ley ampara a Dívar. No así la moralidad. El ex presidente del Consejo dejó su cargo sin reconocer ninguna falta en sus actos, y aun hoy declara su inocencia. Siendo así, no se entiende cómo reclama a una sociedad que en su mayoría le cree culpable de malversación una cantidad desorbitada (y más en un contexto de dificultades financieras y económicas a todos los niveles en España) por un trabajo por el que ya fue remunerado y que, a vista de su propia decisión de dimitir, no fue todo lo satisfactorio que desearíamos.

No es sólo cuestión de números, señor Dívar. Es también cuestión de confianza y de nobleza. Si los veinte vocales del CGPJ acaban por concederle la indemnización que pide como suya por derecho, dará a entender que actúa buscando el propio provecho, no el de sus conciudadanos. Y demostrará que teníamos razón quienes clamamos por su dimisión: defendió su gestión por haber ganado unas oposiciones y una votación, no por haber actuado conforme a los dictados del civismo y la ética que deben dominar a una persona de su cargo.

Al menos así lo entenderán los miles de cabeza de familia en paro, que pelean cada día por salir adelante en una España en caída libre. O los trabajadores y funcionarios afectados por EREs y recortes varios. Y podría continuar.

No es sólo cuestión de números. Es cuestión de dignidad. Una dignidad que, visto el panorama de las altas instituciones, hace mucha falta. Solo queda esperar y ver cómo un hombre que juró servirnos nos roba amparándose en un texto legal. Antes de ir a parar a una gran empresa, o a otra rama del Estado. Faltaba más, en la España de hoy.

Anuncios

Acerca de Francisco Reina

Periodista y bloguero. Política, economía, tecnología, actualidad, música y literatura.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, España, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Carlos Dívar: no es sólo cuestión de números

  1. Pingback: Los ministros que estafan a su país | Francisco Reina (blog)

  2. Pingback: Nueva ley del aborto: la tortura más dolorosa | Francisco Reina (blog)

  3. Pingback: Ladrones de cheque en blanco | Francisco Reina (blog)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s