Ladrones de cheque en blanco

Maria Dolores Amorós

Son muchos, son peligrosos y están organizados. Nuevos salteadores de caminos; “la bolsa o la vida”. O las dos. No se ocultan tras máscaras. Es más: aparecen a diario en nuestros televisores, brillante sonrisa y pose inocente.

Cuando el barco se hunde, las ratas son las primeras en abandonarlo, afirman. De lo que nadie habló nunca fue de ratas que huyesen con el botín pirata entre los dientes. Con el sistema financiero español muy dañado, las cajas públicas de ahorros (perdón: de nuestros ahorros) continúan manteniendo indemnizaciones multimillonarias y pensiones vitalicias hacia quienes nos han llevado a la ruina. Al contrario que en el caso de Carlos Dívar aquí, además, también es cuestión de números.

Realicemos una pequeña e incompleta retrospectiva sobre el saqueo al que nuestros bolsillos han sido sometidos. La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) es el caso más mediático. Tras ser intervenida por el Banco de España en estado de quiebra total, su director, Roberto López Abad, se prejubiló con 12,8 millones de euros, mientras que su directora general, María Dolores Amorós (la señora de la fotografía), se adjudicó una pensión vitalicia (esto es: de por vida) de 370.000 euros anuales. Casi 31.000 euros al mes hasta su muerte como premio por arruinar la CAM.

En NovaCaixaGalicia sus ex directores también se han llevado un buen pellizco por no hacer nada. José Luis Méndez entre 15 y 20 millones de euros, y José Luis Pego 10,8 millones. Manuel Escribano, ex director de Caja Segovia, disfruta de una pensión de 6 millones de euros. En Caixa Penedès se sigue el mismo patrón: tres altos cargos se repartieron antes de su salida en torno a 20 millones de euros.

Fiscales y jueces andan atareados reuniendo información sobre estos casos y otros muchos para realizar las diligencias legales necesarias, pese a la negativa del Gobierno (sólo UPyD presentó una denuncia contra Rodrigo Rato por el desastre en la gestión de Bankia). Escaso consuelo, ya que mientras tanto vemos nuestro dinero volando hacia paraísos fiscales, desapareciendo de nuestro alcance.

El principal problema en este caso es el latrocinio continuo e indiscriminado aplicado a las cajas públicas antes de destaparse el enorme agujero contable de éstas. ¿Qué han hecho nuestros representantes, vigilantes del interés general, para parar esta serie de desmanes? Absolutamente nada. Es más, han sido los partidos políticos y los sindicatos los encargados de acometer este robo a gran escala.

Durante años las cajas de ahorro, complejas máquinas económicas, han sido dirigidas no por economistas ni administradores, sino por una manada de políticos elegidos a dedo y sindicalistas que pasaron de la pancarta a la corbata en un santiamén. Todas y cada una de ellas eran controladas por el partido en el poder de cada comunidad, lo cual explica que concediesen créditos a formaciones políticas y que luego condonasen la deuda, o que realizasen inversiones de nula productividad económica pero de interesante rédito político. Véase el aeropuerto sin vuelos de Castellón, ejemplo paradigmático de derroche.

En las altas instancias de la Unión Europea se echaron las manos a la cabeza al comprobar el panorama español, y nos obligaron a una “mejora del gobierno corporativo” para que los profesionales tomasen las riendas en el sector financiero. Suponíamos que el señor Rajoy realizaría esta reforma al instante, como hizo con la subida del IVA y demás recortes sociales. Pues no. Se conoce que para el Ejecutivo existen prioridades, y frenar el desarrollo económico de trabajadores y empresas se encuentra por encima de menguar sus privilegios caciquiles.

Según publica hoy El Confidencial, para la Caja de Ávila han elegido como nuevo presidente al secretario general del Partido Popular en dicha provincia, de nombre Pablo Luis Gómez. El vicepresidente será Luis Sánchez Jiménez, secretario del sindicato UGT en Ávila.

¿Puede darse mayor despropósito que este saqueo legal? Claro. No ponga usted puertas al campo de los sinvergüenzas. La caja de ahorros de Ávila forma parte de Bankia, por lo que su consejo administrativo no tiene poder de decisión alguno. Pese a ello se mantiene con 13 miembros elegidos a dedo, además de continuar pagando a los 95 representantes de su asamblea general. ¡108 sueldos regalados por no hacer absolutamente nada!

Y este modus operandi delictivo se repite en toda España. Amiguismo, enchufe, colocación de familiares no cualificados en puestos vitales. Decadencia patrocinada por las siglas que nos representan: PP, PSOE, IU, UGT, CCOO. Todas estas formaciones mantienen a personas en sillones de consejos directivos de cajas de ahorro. Nos piden nuestro voto, nos roban y nos vuelven a pedir que les seleccionemos. “Meta usted el cheque en blanco en la urna. Ya nos encargaremos nosotros de rellenarlo”

Anuncios

Acerca de Francisco Reina

Periodista y bloguero. Política, economía, tecnología, actualidad, música y literatura.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Economía, España, Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ladrones de cheque en blanco

  1. Pingback: Vuelva usted en dos semanas, o tres | Francisco Reina (blog)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s