El caparazón de la tortuga

Bárcenas PP corrupción Mateo Balín sobres

Entre sobres, contabilidad no declarada y cuentas suizas, el Partido Popular esconde la cabeza bajo el caparazón. Llevan meses siguiendo este esquema, ocultándose en cuanto las aves de mal agüero recortan su silueta en el horizonte. La rapaz que ahora les acecha es más fuerte y vuela más alto que cualquier otra anterior. Su nombre es escándalo político, y ha fijado su mirada en un caparazón resquebrajado.

Evasivas, ruedas de prensa sin preguntas -cuando las convocan, lo que no suele ser habitual-, amenazas a medios de comunicación, denuncias, vetos de comparecencias en el Congreso y demás escupitajos en la cara del ciudadano conforman el ‘modus operandi’ de la mafia gubernamental. Mafia, ya sabéis: la familia, los favores y demás.

Cualquier jefe de Gobierno sensato de Europa actuaría de otra forma. François Hollande comparecería en persona (y no su número dos) si Le Monde publicara en portada que ha cobrado sobresueldos ilegales. Lo mismo haría Angela Merkel ante un ataque de Der Spiegel, o David Cameron si la información proveniera de The Guardian. En España aparece De Cospedal para asaetarnos con sus “no me consta” y “el PP está limpio”. Y creen que ahí acaba la historia.

Yerran, claro. Bárcenas ha abierto la caja de Pandora, y tiene las de ganar si no le dan lo que quiere. Los directores de los principales medios del país (excluyamos de esta lista a Francisco Marhuenda, líder de La Razón, quien más bebe de la ideología que del savoir faire periodístico), en especial Javier Moreno y Pedro J. Ramírez, se frotan las manos. El escándalo de corrupción en el PP va a ir a peor, no será olvidado.

La competencia entre El País y El Mundo por desenredar la madeja de amiguismo beneficia a la víctima, al engañado, al ciudadano. Periódicos, radios y cadenas de televisión de todo el mundo fijan su vista en Moncloa, el caparazón de la tortuga. Afilan las garras. Es ya urgente para la supervivencia de la legitimidad democrática de Mariano Rajoy que comparezca ante los medios y se explique. Con largo espacio para preguntas periodísticas. O corre el riesgo de que su caparazón estalle en mil pedazos, dejándole perdido e inválido: las dictaduras tienen la costumbre de generar revueltas y apatías difíciles de acallar.

Mañana el presidente del Gobierno se reunirá con su cúpula, la misma acusada de corrupción (tal vez legalmente prescrita en parte. No así en lo importante: lo moral). Por el bien común, esperemos que la tortuga abandone su patético caparazón y dé la cara. Oh, y permítanme un humilde consejo, señores barones del PP: entre sobres y primas, no les vendría mal contratar a asesores políticos lúcidos y aguerridos. Por su bien. Y por el nuestro.

Fotografía | Mateo Balín para Finanzas.com. Muestra a Luis Bárcenas, ex tesorero del PP.

Anuncios

Acerca de Francisco Reina

Periodista y bloguero. Política, economía, tecnología, actualidad, música y literatura.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, España, Periodismo, Política y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El caparazón de la tortuga

  1. Angeles dijo:

    Ayer en la televisión valenciana solo se hablaba de la feria Fitur, y en todo el día no dijeron nada de la información que salió en el periódico de El Pais.
    Será por que no quieren que la gente de valencia se acuerde del caso Gurtel…….

    • Ayer El Plural denunció que la televisión pública de Castilla-La Mancha no ofreció ninguna información sobre la exclusiva de El País, en un claro ejemplo de ocultación política y de sesgo partidista de un medio público. Como digo, el caparazón se les rompe de tanto usarlo. Al menos Mariano Rajoy acaba de anunciar por medio de su vicepresidenta que comparecerá mañana para dar explicaciones.

  2. Paco dijo:

    No podría tratarse de otra BOMBA como la de Chavez que le hayan colocado a EL PAÍS??. Es raro que en nueve años de apuntes los libros sigan siendo idénticos, y no se le haya ni gastado el bolígrafo que parece siempre exactamente igual…. Pero ya se sabe en este país hay 47 MILLONES de jueces y otros tantos VERDUGOS, cuando se trata de PP claro…Los demás como tienen Gula……

    • Podría tratarse de otro error de El País, sí. Nada se descarta. Igualmente el escándalo estaría servido, si el principal periódico de España acusa al presidente del Gobierno y a su cúpula de corrupción y se demuestra falsa esta información.
      Y serían 18 años, de 1990 a 2008, no 9 años como dices. No es que el bolígrafo sea siempre del mismo color, es que las imágenes distribuidas por El País parecen estar en blanco y negro, por lo que no podemos saber si se trata del mismo bolígrafo o no.
      En este país hay 47 millones de ciudadanos que opinan sobre la actualidad política porque en eso consiste la democracia, no en votar cada cuatro años. ¿Acaso su comentario no es otro modo de expresar un actuar juicioso y propio de ‘verdugos’?
      Este artículo trata sobre la reacción del PP ante el escándalo, no sobre la información de El País en sí: en ningún momento he dado por innegablemente ciertos los datos aportados por el diario de Moreno ni tampoco los he deslegitimado.
      Ah, y creo que querías decir ‘bula’ (en la tradición eclesiástica, documento que confiere un privilegio en nombre del Papa), no ‘gula’ (exceso en el comer).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s