Estrategia y comunicación electoral en la política española, una tara efectiva

Miguel Arias Cañete José Ramón Bauza sobrasada PP

Miguel Arias Cañete (izquierda) y José Ramón Bauzá (segundo por la izquierda) degustando sobrasada de Mallorca.

La imagen sobre estas líneas ha sido subida hoy mismo a la red de microblogging Twitter. El propio Arias Cañete (o su equipo de comunicación), número 1 en las listas al Parlamento Europeo por el Partido Popular para las elecciones del 25 de mayo, ha subido la instantánea a Internet junto al mensaje “Mis compañeros mallorquines son los mejores embajadores de la #sobrasada”

Al margen de lo gracioso/extraño/controvertido de la fotografía, hemos de hablar de lo que la rodea. Tras ser anunciado como candidato por su partido se comenzó a publicar en la cuenta de Twitter @Canete2014_ con tuits de un ingenio y una profundidad intelectual envidiables. Un ejemplo:

Les propongo un sencillo ejercicio. Creen la frase contraria: “La fórmula para un país líder es el decrecimiento económico y el desempleo”. ¿Tiene sentido?¿Algún político se atrevería a decir esto? No, claro. Nos encontramos, por tanto, ante un mensaje obvio, falto de sentido concreto y digno de un niño en edad escolar.

Otro apunte: la cuenta de Arias Cañete en Twitter muestra 8 tuits publicados (en el momento en que escribo estas líneas). En el más reciente de ellos se lee “como siempre a pie de calle”, lo cual no deja de ser una contradicción, ya que hasta hace unas horas el político ni siquiera contaba con una cuenta efectiva en esta importante red a través de la cual comunicarse y -¡más importante aún!-, responder a los ciudadanos/sus votantes.

¿Se encuentran ustedes ante un artículo contra Cañete, o contra el PP? En absoluto. Lo anterior sólo pretende ejemplificar lo que sigue: los principales partidos en España, PP y PSOE, continúan en el siglo XX en lo que a estrategia electoral se refiere.

Mítines sin contenido político real, eslóganes y titulares vacíos, propuestas concretas insuficientes y claramente improvisadas e irrealizables (me viene a la mente esta descabellada promesa electoral de Rajoy. Y me abstengo de hablar aquí del IVA, que me caliento). Todo ello sumado a camisas sin corbatas, viajes a pueblos cuya existencia el candidato desconocía (supongo que en estas elecciones se dará con menor incidencia esta tendencia, ya que la circunscripción es única para todo el territorio) y abrazos, besos y fotos junto a ciudadanos.

El riesgo, lo novedoso… la posibilidad de una gran victoria, en definitiva, queda al margen. Debates políticos televisados, entrevistas incisivas y no preparadas y propuestas legislativas concretas (‘¡huid de ellas!’, ordenan los asesores, o las hemerotecas os obligarán a cumplirlas). Mi apuesta es que veremos poco o nada de todo ello.

Ante esta ausencia de ‘Política’ -con P mayúscula de ‘Posible’- se dará una participación electoral escasa, una masa acrítica que votará a su color (como si los colores aprobasen leyes) con la misma pasión irracional con la que jalea a su equipo los domingos frente al televisor, y todo ello en el seno de una sociedad que en su mayoría desconoce las funciones del Parlamento Europeo. Y es triste, señores.

Un último apunte. Para que vean que no sólo el PP peca de lo arriba expuesto, les dejo un tuit de la candidata europea del PSOE, Elena Valenciano, en el que practica el obsceno arte de escribir para no decir nada. Si quieren hablamos de las estrategias electorales de los partidos ‘minoritarios’ en otro artículo, ya que entre paréntesis y ejemplos, éste se ha alargado demasiado.

Anuncios

Acerca de Francisco Reina

Periodista y bloguero. Política, economía, tecnología, actualidad, música y literatura.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, España, Política y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Estrategia y comunicación electoral en la política española, una tara efectiva

  1. wholock397 dijo:

    Estoy de acuerdo contigo. No se esfuerzan, y llegados a cierto punto, vista nuestra apatía, parecen hacerlo de manera transgresiva.

    Sin embargo, y espero que lo hagas, los partidos minoritarios tampoco se quedan atrás. Algunos tiran mucho de populismo. Por ejemplo, la plataforma “Podemos”, tan prometedora, el otro día en Twitter no dejaba de hacer referencia a los “exiliados”, que si iban a hacer política por esas quinientas mil personas (sus números, creo) que se habían “tenido que ir”.

    Me parece bastante reprochable que cojan un fenómeno social (que, por supuesto, es problemático si no es voluntaria, sea el número que sea) y lo reduzcan precisamente a ese extremo involuntario y problemático, como si todo el que se va lo hace porque con una pistola en la cabeza (Es obvio, que habría quien viviría en situaciones de precariedad y lo eligiría con circunstancias similares, pero de ahí a generalizar que “todos” lo hacen).

    Con esto, lo que quiero decir es que esa plataforma, tan prometedora, podría haber elegido una manera mejor de entrar en la política europea que convirtiendo un “movimiento migratorio regular” en una catástrofe social total. Si, es triste que se tengan que ir, pero sin ponernos a hablar de que probablemente muchos fueran voluntarios y queridos, también existe una perspectiva de enriquecimiento. Los jóvenes que se van se bañan en ciertas culturas que, al volver, pueden transformar (lenta y paulatinamente, supongo) la cultura política española (por mencionar un matiz).

    • Como digo en el último párrafo, me he limitado a hablar de PP y PSOE por falta de espacio, no por falta de ganas. ‘Podemos’ es un ejemplo de populismo cuasi vacío. Sus propuestas, si bien son más concretas en algunos casos, no explican cómo van a llevarse a cabo, ni se detienen en sus consecuencias. Se hacen fuertes a través del odio hacia banqueros, políticos, policías, empresarios… pero no exponen claramente sus medidas, ya que si lo hicieran perderían gran apoyo popular, y ni siquiera tengo muy claro que ellos mismos tengan una hoja de ruta demasiado detallada.
      En efecto, abusan del maniqueísmo: “las migraciones son horrorosas, no deben darse”. Pero para frenarlas se necesita reactivar el mercado de trabajo nacional, y plataformas como ‘Podemos’ no exponen cómo lo harían ellos (hablan de aumentar las cargas legislativas y económicas sobre las empresas, lo cual a priori parece contraproducente, ya que desincentiva la contratación).
      Además, ‘Podemos’ ha hecho pública su intención de sumarse a IU y Los Verdes si obtiene escaño en el Parlamento Europeo, lo cual no deja de ser una contradicción, ya que IU ha tenido consejeros en las principales cajas de ahorros, ha gobernado en Andalucía, etc.
      Por otro lado encontramos a Ciudadanos y a UPyD, que si bien no parecen tirar tanto del populismo más barato, todavía no han tenido oportunidad de demostrar que sus palabras pueden transformarse en hechos. Es cierto que alguna formación como UPyD ha realizado guiños a sus votantes, por ejemplo con la querella que interpusieron contra los responsables de Bankia, o presionando en Asturias para modificar la ley electoral. Pero como suele decirse, del dicho al hecho…

      PD: Perdón por dar una respuesta tan larga, y gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s